sábado, 24 de septiembre de 2016

Más Puntos De Mira


No se en qué esquina del cerebro meterlo para que no duela ahora que ya no vengo por este Bar De Las Palabras a vomitarlo. Soy más mayor y más místico, y comprendo y respiro y espero. Duele menos pero es real como el dolor y más real que dios. Es por el pensamiento obsesivo que devora tanto para lo que es verdad como para lo que es mentira; y es tal vez la verdad lo que más me perfora porque no puede cambiarse, no puedo cambiarte y sólo puedo cambiar yo. Contra tus verdades no hay guerras vencibles y no quiero mentirme. Temo tus vuelos y tus vuelcos, los de ayer, los de mañana, porque no tengo hormigón ni acero, porque tardo años en ascender al aire, porque mis recuerdos están hechos de piel de recién nacido. Hay guerra y no disparo. Viene conmigo pero a mi lado, no dentro, porque estoy creciendo, y aunque miro de soslayo algún día miraré al centro y espero entonces tener más de dos maneras de verlo...

sábado, 2 de julio de 2016

Un Agujero


A veces me pesan las piernas y me oprime el corazón; a veces me quedo el último de la carrera y os veo allá delante, rápidos, decididos, sin dudas...y claudico. A veces no soy nadie, no decido, soy peor que el niño, loco aislado que habla y piensa solo. A veces solo encajo derrotas y los valores se vuelven contra mi, cuando os veo escapando juntos a lo oscuro donde nadie más sabe, donde no se, donde todos saben pero niegan saber, menos yo. Tantas veces no veo y algunas menos no quiero saber, pero sobre todo ignoro lo que hacen los que creo como yo pero ninguno conmigo comparte. Metafísico descifro los lazos, quizás engañándome, que acaban por soltarme por completo de lo que espero. Tan aislado que no se, que os veo de mentira, que me invento, que lo cuento y mi relato es de fantasía, de locura. Que a veces cargo lo que nadie más carga porque ya desde el principio acordaron descargar tras el borrón y la nueva cuenta; porque yo, autista, sigo trazando cuentas. Que tal vez vuestras verdades no las corresponda, que las mías son tan sólo mías, que estamos en sitios distintos. Es complicado unidos y en caminos paralelos estamos lejos de tener lo mismo. Quizás no haya bala pero sigue habiendo un agujero...

martes, 5 de abril de 2016

PRESENTES OCULTOS




Triste presente
Cuando el pasado vuelve
Muerde y duele.
Triste verdad
Cuando dices que fue
Y continúa porque quieres.
Tristes diferencias
Que ignoramos que lo son
Y no nos encuentran.
Tristes enigmas que no descifro
Que me mienten
Que elevan muros
Que nos dividen
Por mantener escondido
En mi debilidad
Tu júbilo.

miércoles, 29 de julio de 2015

Líneas De Fractura


Me descubro desnudo ante ti, mi dios, mi juez, mi verdugo, sin dobleces, sin mentiras, sin escudos. Y no puedo negarte mis pecados, mis males... Te miro, piedra egregia, sin fallos, sin miedos, y cualquiera de tus lados son esquirlas, alambres electrificados. Todas mis palabras serán esquivadas, estoy perdido, estoy perdiendo, porque allá donde falle habrá un calambre de vuelta; no puedo ganar con quien no tiene nada que perder. Así, pluma en mano, me defiendo contra el fuego de tu disparo, todavía hiriente en mi memoria, entrañas revueltas y olor a hierro, rezongándote con mis simplezas y con mis sueños. Así, con el humo de la derrota me defiendo, sin herir, buscando el agujero, alejándome de la muerte y acercándome a la profundidad de la glotis. Femenino, alocado, niño, meto en un bote de espárragos mi odio, tu pasado, tus deseos, mi vergüenza, mis pulmones, los tuyos, mi empatía y mi envidia, mi decepción, mis puños, mi muerte, tu libertad, mi respeto, mis llantos de debilidad, mi pobreza de espíritu, mis obsesiones, tus elecciones, el azar, las pulsiones, la imaginación, las necesidades, la realidad, mis bajones, tu victoria...para, quizás, esta noche, comenzar a tragármelos todos, uno a uno, poco a poco...

sábado, 20 de junio de 2015

El Otro


Estoy detrás de la barrera. Miro y observo cómo el animal inviste y cómo el corredor lo engaña. Casi siempre el animal se enfurece, pierde; otras veces pincha a quien se mueve, a quien se duerme. Ahora el animal se acerca a la barrera y parece que me mira. Yo creo que sí, pero igual no. Le temo, es más fuerte que yo. Podría saltar a la arena y acariciarle entre los cuernos, lo he hecho otras veces; algunas he salido perdiendo. Podría también salir a driblar con cintura y jugar con mis movimientos, o desnudarme el pecho, agarrarme a su cuello y estrujarlo hasta que uno de los dos acabe muerto. No se quién soy, no se qué quiero. Tal vez la muerte sea el remedio y no un duelo, es una forma de verlo. Muchas veces prefiero mirar agazapado que no morir en un intento; tantas otras puedo arrepentirme de no vencer por no salir al ruedo. Soy el otro siempre, porque puedo serlo; de papel, de cartón, de piedra, de gasolina, poderosa agua en el desierto. El otro y yo estamos muriendo, pero quiero despedirme por lo más alto, satisfecho, metiendo un gol al final acabando así el partido. Y si queda camino que quede sólo un recuerdo, cualquier otro, de cuando me quedé quieto y las musas movieron por mi los hilos, de cuando quise mover los hilos y todos bailaban a mi ritmo, de cómo todos seguían bailando y yo me fui a seguir caminando el camino a tu lado...